domingo, 27 de mayo de 2012

EL SECRETO DE LOS DIOSES

Hace unas semanas pude por fin terminar de leer el libro El Secreto de los Dioses. Esta publicación me llegó de regalo y dedicado por su autor Manuel Carballal, a quien agradezco infinitamente el fraternal gesto de enviármelo a través de una encomienda desde la madre patria, España.
Este contacto con Manuel, fue de manera indirecta y se produce a través de una entrevista que me realizaron mis amigos Miguel Ángel y Jesús Pertierra para su programa Español “La Rueda del Misterio”, en donde hice mención a mi absoluto rechazo a lo que se considera como “Paleoastronáutica” y al sandio intento, casi desesperado, de la Ufología y de la Exopolítica de entrelazar algunos enigmas mitológicos y arqueológicos de culturas ancestrales, con la directa intervención de inteligencias extraterrestres. Como señala en su biografía, Manuel Carballal estudió criminología y teología, por lo que se especializó en crímenes asociados a las creencias religiosas. Por citados conocimientos, es quizás una de las personas más competentes para buscar, analizar y desmitificar todo este verdadero mercado especulativo que se ha edificado, a través de la popular creencia de la intromisión alienígena en nuestro planeta y en sus antiguos habitantes. El Secreto de los Dioses, es una investigación en terreno y abarca los cinco continentes en la búsqueda de las explicaciones a lo que hoy es una indiscutible moda y es precisamente a la ingerencia de los extraterrestres en nuestras civilizaciones del pasado. En sus viajes por Perú, Haití, Mauritania, Egipto, Malawi, Mongolia y la mística India, Carballal entrega en sus siete capítulos, un completo resumen de las populares creencias que asocian las culturas ancestrales de cada uno de esos lugares con divinidades, hoy interpretadas como extraterrestres, con una explicación aterrizada, metódica y fuera de especulaciones mediáticas baratas, que tanto han dado que hablar estos últimos años. Esta verdadera bitácora de viaje, es un deleite a los que nos interesa leer cada uno de los detalles encontrados y racionalmente expuestos por el autor, considerando además, que sin herir susceptibilidades, se contraponen abiertamente a las imaginativas interpretaciones que han otorgado otros autores, cercanos a la creencia testaruda de la existencia de extraterrestres y a la teoría de la intervención de estos seres en nuestro planeta desde sus inicios. El libro hace un llamado al debate abiertamente a algunos autores como Däniken, Bauval, Benítez, Bergier, Cardeñosa, Charroux, Feber Kaiser, Kolosimo, Lansburg, Ribera, Sierra, Thomas. Por otra parte, invita a reflexionar sobre nuevas posturas y publicaciones realizadas por Michael Cremo, David Childress, Giorgio Tsoukalos y el fallecido referente Zecharia Sitchin, todos estos autores aludidos en la controversial serie Alienígenas Ancetrales. Por nombrar un solo ejemplo, el análisis que realiza el autor, con referencia a las Vimanas de la antigua India es extraordinario, otorgando las claves del conocimiento acerca de los tres períodos arquitectónicos de esta civilización, el prebrahmánico, el greco-búdico y el neobrahmámico. Cada uno de ellos separados por los materiales, construcción y desarrollo basado netamente en factores religiosos, siendo la Vimana el nombre a una torre piramidal encontrada en algunos templos y monumentos como el de Khajuraho. Así mismo, en otro periodo se le llama Vimana a la sala donde se guardan las estatuas de los dioses en los mismos templos. El problema es que las Vimanas encontradas en los textos sagrados, se muestran en el aire o volando, por lo que la interpretación que puede asociarse es claramente definida como la de un aparato volador (interpretación occidental), que hoy se relaciona implícitamente a un OVNI, tal cual se sindican por ejemplo en otros textos sagrados, como el mismo Antiguo Testamento y escritos o grabados como los de Palenque. Si una persona al ver por primera vez la gran pirámide de Keops, antes de conocer en profundidad el proceso de construcción de los egipcios, piensa que esa majestuosa obra arquitectónica no pudo ser realizada sólo por el ser humano, qué quedará entonces cuándo se interese por los textos sagrados antiguos e interprete los dioses voladores, carros de fuego, luces, plagas etc., que en definitiva formaron parte de la imaginación e interpretación de sueños, alucinógenos y otros, de los sacerdotes o chamanes de esas épocas. La respuesta está en el nacimiento de la Paleoastronáutica, Exopolítica y obviamente en algunos exponentes de la Ufología...los cuales cigamente asocian todo o gran parte del desarrollo de diferentes culturas a la intervención de extraterrestres en la antigüedad. Por lo tanto, este complejo y acabado estudio de Carballal, nos refleja los detalles de civilizaciones que por décadas fueron las pesadillas de los niños en el colegio, cuando en sus respectivos ramos de historia universal, debían profundizar en estas aburridas dinastías, arquitecturas e incidencia de estas civilizaciones en lo que es la línea del tiempo. Hoy debemos agradecer a todos estos especuladores y a los programas asociados a los alienígenas ancestrales, que pese a los abusos de las hipótesis presentadas, han despertado un mayor interés por redescubrir estas culturas, sus maravillas y por sobre todo, dejar en claro que el ser humano es inteligente y soy categórico, muy inteligente. Tal cual como señala el autor de este libro, El Secreto de los Dioses estuvo por miles de años guardado en el mejor escondite que se pudo idear. Las respuestas han estado transmitiéndose por generaciones a través de escritos, parábolas, cuentos, pinturas, grabados y en la interpretación de enigmas. El secreto del conocimiento esta guardado donde muy pocos se han atrevido a buscar......dentro de nosotros mismos. Les recomiendo este libro a ojos cerrados. Es un extenso y detallado trabajo plasmado en papel el año 2005, es decir, previo a toda la basura mediática que hemos consumido los últimos tiempos y que es un verdadero barniz de prudencia y de objetividad ante la proliferación de las hipótesis especulativas sin una sola prueba. Agradezco al autor por el regalo que me envió y por sobre todo, el regalo de esta investigación que desmitifica tanta charlatanería. Hacen falta más trabajos así y que se difundan mucho más. Como dicen mis amigos españoles “en hora buena” Manuel Carballal nos concedió este bálsamo de cordura en tiempos donde la imaginación está venciendo a la razón.

2 comentarios:

  1. Una de las cosas que siempre me resultan más gratificantes de este blog es justamente la frontalidad con la que se exponen las ideas. Nada de rodeos ni ambigüedades; Bravo es escéptico de la presencia alienígena y, para mi sorpresa, hoy día, definitivamente incrédulo superlativo de la visita de seres extraterrestres. Felicito una vez más esta demarcación clara y viril. Precisamente, es con el autor de este blog con quien hemos construido la metáfora marcial -en tanto ambos cultores de artes marciales- de meterse a la jaula MMA o al tatami y buscar el KO sin compasión. Ésos son los que valen, los que entrenan y se apuestan a sí mismos en los asaltos. La mariconada de creer un día en ETs, otro día en dudar de ellos pues "¿cómo podrían venir de tan lejos?", una semana después referir humanoides y luego negarlo todo, de nuevo enredarlo con canalizaciones y toda la chacra que yo también detesto, descuaja este gran y fascinante problema que surge con la presencia OVNI. Honestamente, no me interesa debatir ninguna de las proposiones ofrecidas por Carballal. Primeramente, porque no he leído el libro (ojalá alguien me lo preste... ;-) )y, segundo, porque reitero la urgencia, y quizá la inminencia, de un gran debate público ("kumité") sobre la cuestión, con todas sus aristas. Pero sí, como decía, me interesa exaltar el gesto abierto y explícito de definirse, de afrontar y posicionarse. Ése es un contendor leal.
    Pienso que cuando personajes como Bravo se vuelven referentes nacionales públicos de la ufología, se asume una responsabilidad cultural y hacerse cargo es esencial para el buen desarrollo del pensamiento. Las ambivalencias y acomodaticias posturas sólo enmarañan un asunto de suyo abstruso, así que mis felicitaciones por este artículo, por pararse en el podio, por publicar y por pelear sin golpes bajos, como caballeros, dentro del ring y con honor.

    ResponderEliminar
  2. Dos cosas:

    1. Presta el libro, en cuanto te devuelva el que me prestaste recien
    2. Rodrigo Bravo no es un personaje, es una persona de carne y hueso que no pretenden ser nadie mas que el mismo.

    Propongo usar bien el lenguaje como una forma de enaltecer la comunicación y mejorar nuestra comprensión del mundo, algo esencial para la actividad de análisis que aqui nos convoca.

    Una vez que lea el libro les cuento, ya que mi vida fue fuertemente marcada por la literatura de Eric Von Danicken, independientemente de su contenido, le otorgo el valor intrínseco de su obra, que es sacarnos del molde pre establecido del establishment para abrirnos a otras explicaciones, las que fueron propuestas en base a las distintas construcciones de realidades que dan las distintas especializaciones de las distintas disciplinas... lo que para una persona de 14 años realmente marca.

    El resto Nicolás, te lo concedo, tienes toda la razón. Y aunque tiendo a confiar en tu capacidad de análisis Rodrigo, prefiero apoyarme en la mia y asi, podemos llegar a una síntesis.

    SALUDOS

    ResponderEliminar